Factor

Un año diferente para los mercados de carbono

sábado, 23 de abril de 2016 | Trading

Comparado con otros años, los primeros tres meses de 2016 han presentado dos características diferenciales: la falta de cambios bruscos en el entorno normativo y la alta volatilidad. Ya no son los políticos quienes debaten el balance entre oferta y demanda a largo plazo (backloading, Market Stability Reserve, objetivos a 2030, etc.) y, a golpe de tweet, marcan el compás. Ahora el EUA depende de las fuerzas del mercado.

En febrero el EUA marcó el cierre más bajo del año, un 43% por debajo del cierre de 2015 (4,67 € frente a 8,22 €). Tras las falsas expectativas creadas por la Cumbre de París, el EUA se alineó con los precios del petróleo, la desaceleración de la economía china, y la depresión en el mercado eléctrico alemán, en mínimos de los últimos 14 años.

Tras un marzo relativamente estable, en el que el EUA rebotó en el 4,62 € en dos ocasiones, el EUA está rebotando con mucha fuerza, rebasando ya los 6,50 €. La evolución del complejo energético acompaña el momento alcista, pero una recuperación tan rápida deja perplejos a industriales y analistas, pero se intuye la mano del regulador, así como de algunos especuladores. El mercado está loco. ¿Cuánto vale emitir CO2 en industria europea y hacia dónde camina el EUA?

En realidad, nadie lo sabe. La mejor receta contra la incertidumbre: una gestión activa pero sensata del CO2, lejos de análisis visionarios y cerca de prácticas comunes a la gestión de otros mercados: la diversificación y el empleo de todas las herramientas existentes.