Factor

Factor participa en la implementación de un SGE en la Industria Gráfica

jueves, 06 de abril de 2017 | Energy | 2

RESULTADOS DE LA GESTIÓN DE LA ENERGÍA

El trabajo dentro del proyecto EMSPI ha llevado a cabo la implementación exitosa de sistemas de gestión de energía en 100 empresas de la industria gráfica de cinco países (Dinamarca, Alemania, Países Bajos, República Checa y España).

Los ahorros energéticos han sido importantes y pueden cuantificarse en aproximadamente 40.000 GJ durante la duración del proyecto. En lo que respecta a la reducción potencial de CO2, el resultado hasta la fecha es también muy prometedor: parece que se podrán reducir más de 5.000 toneladas de CO2.

Si se tienen en cuenta los posibles ahorros de energía identificados e incluidos en los planes de acción de las empresas, se podrán alcanzar cifras aún mayores. Suponiendo que una parte de las medidas de ahorro de energía identificadas en cada una de las empresas se implementasen, se obtendrán los siguientes resultados para el periodo 2013-2017:

  • Reducción del consumo energético de 127.000 GJ (una reducción del 14% en 2017 respecto a 2013).
  • Reducción de 13.300 toneladas de CO2 (una reducción del 14%).
  • Ahorro de costes energéticos de 2.140.000 € (reducción del 12% de costes).

 

Implementación del sistema de gestión energética

Las empresas de la industria gráfica interesadas en implementar el Sistema de Gestión de Energía (SGE) pudieron elegir una de las siguientes opciones:

  • Básico: diseñado como un primer paso en SGE. Para organizaciones que no pueden desarrollar todos los requisitos de la norma ISO 50001.
  • Completo: Llevando a una implementación completa del SGE, asumiendo todos los requisitos de la norma ISO 50001. Para organizaciones altamente comprometidas.

La versión básica estaba abierta a empresas de hasta 20 empleados (clasificadas como pequeñas). 16 de las 100 empresas optaron por la versión básica y, entre las otras 84 empresas que obtaron por una versión completa, un número significativo eran pequeñas empresas.

 

El rendimiento de la gestión energética

La industria gráfica en los cinco países fue evaluada al inicio del proyecto como parte del documento de diagnóstico energético. Al final del proyecto EMSPI se realizó una calificación similar basada en las 100 empresas de la industria gráfica que participaron en el proyecto.

La calificación se realizó evaluando el desempeño de las empresas de la industria gráfica en ocho categorías en una escala de 1 a 4, donde el 4 representaba las mejores prácticas. El siguiente diagrama muestra la situación, antes y después del proyecto EMSPI. La puntuación promedio para las empresas pasó de 1,5 antes del proyecto, a 2,8 después del proyecto.

La conclusión general es que las empresas participantes en el proyecto EMSPI obtienen buenas puntuaciones en los parámetros en los que tienen procedimientos simples o herramientas para apoyarlos en el trabajo con SGE. Los manuales del sistema de SGE que fueron desarrollados a través de EMSPI contribuyeron a esta alta puntuación.

Cuando se trata de parámetros que requieren una priorización interna o adaptación a las condiciones específicas de la empresa, existe en general un potencial de mejoras. Esto está relacionado con el trabajo por objetivos y planes de acción centrados en la producción diaria, pero también con el mantenimiento, la supervisión y la gestión de proveedores.

 

MEDIDAS IDENTIFICADAS

En todas las empresas participantes se realizó una revisión energética con el objetivo de identificar el potencial de ahorro en energía. La siguiente figura muestra las medidas típicas de ahorro de energía y la frecuencia con la que se identificaron las medidas típicas de ahorro energético entre las 100 empresas involucradas.

Las medidas tipo de ahorro de energía propuestas en los cinco países se referían a la iluminación, la calefacción, el aire comprimido y la ventilación.

Iluminación: las medidas de iluminación fueron identificadas con mayor frecuencia por expertos energéticos de las organizaciones asociadas. El ahorro de iluminación es muy relevante para las empresas de la industria gráfica debido al desarrollo tecnológico en este área durante los últimos años. La mayoría de las compañías tienen instalaciones de luz antiguas que, a menudo, sólo pueden controlar encendiendo y apagándose manualmente. Las nuevas instalaciones de luz consumen aproximadamente 40-60% menos de energía eléctrica en comparación con las instalaciones antiguas, dependiendo del tiempo de operación. Además, el control de iluminación en relación con la luz del día o la actividad puede reducir aún más el consumo de energía.

El aire comprimido: es la tecnología más exigente en términos de consumo de energía eléctrica. Los compresores usados ??son a menudo antiguos, ineficientes, tienen una alta demanda específica y su calor residual no se utiliza. No obstante, la mayoría de ellos pueden adaptarse o complementarse con equipos estándar de recuperación de calor. Los nuevos sistemas de aire comprimido representan una excelente fuente de recuperación de calor y podrían mejorar la eficiencia general del sistema. El calor residual puede utilizarse para calefacción directa o calefacción de agua caliente. Actualmente, son pocas empresas que han utilizado todas estas posibilidades.

Ventilación: Algunas empresas disponen de un sistema de ventilación antiguo que no utiliza recuperación de calor y los motores de los ventiladores no están equipados con inversores (control de frecuencia). Por otra parte, los viejos sistemas de ventilación tienen opciones limitadas para la regulación. A veces el sistema se diseñó para la tecnología previamente instalada lo que tiene diferentes necesidades de ventilación (por ejemplo, debido al mayor uso de productos químicos en la producción en el pasado). Los requisitos actuales de ventilación son menores, lo que significa que el sistema está sobredimensionado.

 

Calefacción del espacio: Muchos de los sistemas de calefacción son antiguos, las válvulas termostáticas ineficientes, no se instalan en los radiadores y las fuentes de calor (calderas) están cerca del final de su ciclo de vida.

Se necesita una renovación eficiente del sistema en varias empresas, tanto para oficinas como para la planta de producción.

 

Conclusión

Una vez evaluado el proceso de implementación, la mayoría de las compañías se han mostrado muy satisfechas con el material desarrollado por EMSPI. Una gran cantidad de participantes está satisfecha o muy satisfecha con el apoyo durante todo el proyecto de implementación. Las empresas participantes también declararon que esperan lograr la reducción de energía y que recomendarán el material de EMSPI a sus filiales. Por lo tanto, podemos calificar el proyecto EMSPI de exitoso. Ese éxito se ha logrado gracias a la buena contribución de las empresas participantes.

 

Puede obtener más información sobre los resultados finales del proyecto en: www.emspi.eu.