Factor

Big Data aplicado a la información de la red móvil para estimar los niveles de emisiones en las ciudades

jueves, 07 de septiembre de 2017 | CO2

Que los datos son el ‘nuevo petróleo’ del S.XXI es algo que investigadores, empresas e incluso administraciones públicas han dicho en los últimos años, destacando el potencial de su tratamiento mediante análisis Big Data para obtener información generadora de nuevos modelos de negocio y de argumentos fundados para la toma de decisiones, tanto en el mundo empresarial como en el ámbito de las políticas públicas.

Un nuevo estudio llevado a cabo en la ciudad alemana de Núremberg otorga un nuevo valor al uso de los datos, en este caso con fines medioambientales. Los pilotos desarrollados aprovechan los datos obtenidos de la red móvil para estimar los niveles de emisiones de carbono y la contaminación del aire en las ciudades, a partir del análisis de los patrones de movilidad de los ciudadanos que utilizan sus dispositivos móviles.

De esta forma, las personas que circulan por la ciudad en cada una de las posibles modalidades de transporte se convierten en ‘sensores’ que facilitan información de gran utilidad. Esta metodología permitió a los científicos calcular la concentración de contaminantes atmosféricos en las zonas urbanas con un 77% de precisión. Los conductores del estudio esperan seguir avanzando en este enfoque que, en su opinión, “podría reducir sustancialmente el costo de implementar el Acuerdo de París”.

Antecedentes

El estudio llevado a cabo en Núremberg sigue los pasos dados por otro programa piloto previo desarrollado también en Alemania, concretamente en la ciudad de Stuttgart. El Instituto Fraunhofer de Ingeniería Industrial IAO, investigó cómo los datos de la red móvil pueden ayudar a la planificación del transporte. Actualmente la planificación se basa, en gran medida, en el registro manual en forma de encuestas, que se realizan cada cierto tiempo y resultan lentas y costosas.

Este consorcio llevó a cabo su análisis con los datos anónimos y agregados de redes móviles, que proporcionan información detallada sobre el comportamiento de los residentes en Stuttgart a la hora de moverse por la ciudad. A diferente de los datos obtenidos en encuestas, estos ofrecen información en tiempo real y están disponibles en todo momento, facilitando, además, información completa sobre quienes no utilizan las ofertas de movilidad de la ciudad, lo que también ofrece información interesante.

Futuro del uso de Big Data de redes móviles para la investigación

Los resultados del piloto de Núremberg han permitido al consorcio seguir desarrollando esta metodología, ya que han obtenido apoyo financiero del Climate KIC’s Low Carbon City Lab (LoCaL), iniciativa formada por empresas, académicos, ciudades y ONGs para estudios de impacto ambiental y social. Además, el pasado mes de mayo, el proyecto fue reconocido con el ‘German Awards for Excellence’ 2017.

Con este respaldo, los investigadores quieren ampliar y mejorar su metodología, estudiando rutas cortas y añadiendo otros factores locales causantes de emisiones, como aeropuertos o eventos a gran escala, así como otros factores que también influyen, como los atascos de tráfico. De esta forma esperan poder hacer estimaciones más precisas sobre los niveles de contaminación atmosférica en una ciudad.

 

 

Fuente: esmartcity